Tipos de cerraduras

Aunque existen muchos tipos de cerraduras en el mercado entre los que se puede elegir, son muchas las personas que no los conocen, por lo que cuando tienen que cambiar su cerradura no sabe por cuál hacerlo. Por eso hoy queremos mostrarte cuáles son las principales para que puedas elegir la que más te convenga.

Cerraduras multipunto

Estas cerraduras son muy seguras gracias a los puntos de anclaje con los que cuenta. Dependiendo del modelo, el número de anclajes puede ser mayor o menor. El ladrón no podrá entrar en la vivienda con el sistema de apalancamiento, gracias a que se encuentran instaladas en el marco. Suelen instalarse en puertas macizas, acorazadas o blindadas, aunque puede hacerse también en cualquier otro tipo de puerta.

Cerraduras tubulares

Una de las ventajas de estas cerraduras es que pueden cerrarse desde dentro pulsando un botón, lo que impide que terceras personas puedan entrar en cualquier habitación o en el baño, ofreciendo por tanto mucha intimidad. No solo se usan en los hogares, sino también en establecimientos públicos como por ejemplo en los cuartos de baño de los centros comerciales.

Cerraduras de sobreponer

Suelen ponerse en las puertas exteriores de una vivienda, colocándose en la zona interior de la puerta, por lo que una gran parte de la cerradura se queda a la vista. Es importante poner medidas anti palanca de seguridad ya que estas cerraduras se pueden abrir con este sistema, por eso suele combinarse esta cerradura con alguna complementaria para conseguir una elevado grado de seguridad.

Cerraduras embutidas

También se las conoce como cerraduras empotradas que son las más comunes en las puertas de entrada de una vivienda. Se puede decir que es la cerradura principal y a ésta se la pueden añadir más cerraduras complementarias para conseguir mayor seguridad. Este modelo se instala en puertas exteriores de madera, así como en puertas metálicas.

A través de su pestillo, se puede abrir o bloquear la puerta, para ello solo hay que introducir la llave y girarla. Se recomienda adquirir un modelo anti bumping y a ser posible, con sistema antibloqueo.

Cerraduras cilíndricas

También se las conoce como cerraduras con perfil europeo. Su sencillo sistema en forma de cilindro, se acciona solo si la llave introducida en la correcta, lo que hará que se levanten las pestañas del cilindro y cuando eso sucede, se abren o cierran los sistemas de seguridad de la puerta. Se pueden comprar con la tecnología antibumping.

Cerraduras digitales

Estas cerraduras normalmente se encuentran en lugares públicos, hoteles o garajes, aunque se espera que lleguen también a los hogares. Pueden abrirse con diferentes sistemas, siendo el más común a través de una tarjeta que se introduce en el lector y abre la cerradura de manera automática. Aunque también se pueden abrir con la huella dactilar o con códigos digitales, contando esta variedad con un sistema de bloqueo que las hace más seguras.

Cerraduras de gorjas

Hasta hace unos años estas cerraduras eran las más seguras de todo el mercado, aunque con el paso del tiempo se han quedado un poco en el olvido puesto que las cerraduras cilíndricas, han ido comiéndolas terreno.

En su día destacaron por tener unas llaves con una espiga o tubo muy largo y con un diente al final de la llave. Ésta era bastante grande por lo que llevarla en el bolsillo era muy incómodo, y la mayor parte de la gente que las utilizaba, acabaron por cambiarlas.

Cerrojos

Una alternativa a la cerradura es un buen cerrojo. Muchos modelos tienen un botón que impide que nadie pueda abrir la puerta mientras está activado el sistema de seguridad. También cuentan con cadena de seguridad, para aumentar la misma.

Cerraduras invisibles

Estas cerraduras son recientes en el mercado y dan muy buenos resultados. Es prácticamente imposible que un ladrón pueda forzarla ya que no pueden acceder a ella. Es perfecta para combinarla con una cerradura por ejemplo, de cilindro. Se abren y cierran a través de un mando y para aumentar su seguridad, los códigos se actualizan con cada uso, lo que impide que un ladrón pueda conseguirlos para abrir la puerta.

Evalúa tus necesidades para elegir la cerradura que más te interese, aunque tienes que tener en cuenta que resultaría interesante colocar dos variedades de cerraduras para lograr aumentar la seguridad de tu vivienda. Si no tienes claro cuáles poner, consulta con un cerrajero.