Tipos de bisagras

A la hora de elegir una buena bisagra sobre todo queremos explicar que diferencia tiene cada una. Para empezar una bisagra es un herraje que cuenta sobre todo con dos piezas que van unidas, atreves de un anclaje a un eje, con la que pueden girarse sin separarse. Por ello las bisagras son usadas para muchos fines como puertas y muebles.

Las bisagras de libro son las más conocidas y comunes, además de las más fáciles de usar, en las que hay varios modelos como las cincadas, las de latón y las rústicas. La gran característica es que se abre en forma de libro y por ello se pueden atornillas a la madera de forma sencilla.

Las bisagras de piano son más grandes que las de libro, pero el tamaño es mayor. Por ello se pueden ajustar tranquilamente con un número mayor de tornillos a la puerta. Esto permite que sea mucho más fuerte y resistente al uso.

Las bisagras desmontables son muy útiles si sabes que vas a tener que desmontarlas, ya que se pueden desmotar sin quitar los tornillos, con lo que son muy útiles y cómodos a la hora de ser usadas en la actualidad.

Las bisagras de pernio es la más usada en ventanas, aunque también se encuentran en puertas, pero no son fáciles de poner, ya que son difícil de cuadrar. Son bisagras que sobre todo son colocadas por profesionales, ya que necesitan máquinas profesionales para ponerlas perfectamente.

Las bisagras invisibles son perfectas para unir tableros, ya que no se ven.

Las bisagras de doble acción sobre todo se usan en puertas de sistema de doble apertura, como por ejemplo en restaurantes, ya que facilitan la salida y entrada de cocineros. Lo bueno es que son muy sencillas de instalar.

Las bisagras de cazoleta son las más usadas en los muebles de la cocina, ya que son muy prácticos y por fuera no se ven. Una de sus grandes ventajas es que se puede abrir a partir de cierto ángulo y se cierra sola, con lo que son muy útiles en las cocinas.

Las bisagras de superficie son muy parecidas a las de cazoleta, ya que son las más usadas porque son muy fáciles de instalar en los muebles.

Las bisagras para vidrio tienen forma de U, sobre todo se usan para superficies de cristal, ya que hay que sujetarlo con fuerza para que así el cristal no se salga de uno o varios tornillos.