Nuestro Blog

¿Los seguros de hogar cubren la factura del cerrajero?

Si llamas a un cerrajero para cualquier procedimiento pero tu casa está asegurada, es importante saber que en ciertas ocasiones, el mismo seguro se hará cargo de la factura de este profesional. Sin embargo, existirán oportunidades donde no será posible este beneficio, por esta razón te recomendamos leer este artículo.

Este gasto será cubierto siempre y cuando exista dentro de la póliza las siguientes condiciones:

  • Si el cerrajero se acercó hasta a tu vivienda para abrir tu puerta en caso de que las llaves se encuentren pegadas en su interior y no puedas ingresar a tu casa.
  • Requieres de apertura de puertas por robo o extravío de las llaves.
  • La cerradura ha sido obstruida con silicona negando el ingreso a tu oficina
  • Finalmente, para realizar cualquier tipo de cambios en la cerradura que beneficien tu seguridad.

En resumen, el seguro de tu hogar te permitirá cubrir todos los gastos relacionados al deterioro y mal funcionamiento de cualquier marca de cerradura. Cuando el problema haya sido por factores externos a los propietarios de la vivienda, como es el caso del cambio por mal estado, lamentablemente, el seguro no se hará responsable, y, como consecuencia, no abonará los honorarios cobrados.

Asimismo, si la cerradura presenta problemas al momento de abrir la puerta o deseas cambiar el bombillo, no es necesario que presentes esta factura con el seguro, porque no te abonarán el dinero gastado, debido a que se trata de gastos involuntarios.

Para que el seguro pueda cubrir la factura del cerrajero, debes permanecer al tanto de los requerimientos necesarios a la hora de abonar el importe de este tipo de documentos mercantiles. Existen seguros que cuentan con sus propios cerrajeros, es por ello que no cubrirán otro tipo de facturas, si este es tu caso, debes llamar al seguro respectivo para que te envíe a un cerrajero especializado.

El problema de estos últimos es que no son tan rápidos ni eficaces como los que suelen trabajar para cualquier empresa, en algunos de estos casos, puede tardar hasta dos horas en llegar. Sin embargo, puedes llamar a un cerrajero de 24 horas para que solucione tu problema y luego debes pasar la factura al seguro, en este caso, debes adelantar el dinero según las exigencias de la empresa, de igual forma, puede existir la posibilidad de un reembolso por parte de dicha compañía o no.

Cuando el seguro no cuenta con cerrajero disponible, serán ellos mismos los que te solicitarán llamar a uno de confianza. Es necesario que adelantes el dinero, pero no te preocupes, pues se te devolverá en cuestión de días. Muchos de los que realizan servicios de cerrajería no cuentan con capacidad suficiente, por esta razón, es necesario consultar y estar al tanto de su verdadera experiencia dentro del mercado. En ocasiones no se trata de cerrajeros, sino de profesionales que tienen varios empleos a la vez.

Según lo expresado anteriormente, estos profesionales no son para nada rápidos, en ocasiones, los clientes deben esperar aproximadamente 2 o 3 horas su llegada. Pero, si llamas a un cerrajero 24 horas, la espera no será tan larga. Un equipo de cerrajería no debe ser para nada impuntual, en vista de que resulta irracionalmente desagradable esperar por este servicio durante tanto tiempo.

Los actos de vandalismo sufridos en la puerta o cerradura, será cubierto por parte del seguro de tu hogar, siempre y cuando haya sido contratada dicha cobertura, si en un caso hipotético, han obstruido la cerradura para que no entres a tu casa o la han destruido completamente con esa misma intención, el seguro no solo se encargará de cubrir el costo de la apertura, el cambio de cilindro y de la misma cerradura correrán por su cuenta.

Algunos clientes, solicitan un cambio de cerradura, o cualquier otro servicio con la finalidad de estafar al seguro. Esta técnica provoca que la empresa pague servicios que no debería cancelar. Existen profesionales que se niegan a mentir en la factura y otros que lo realizan sin problemas, con el objetivo de cobrar dinero extra.

Es importante que no manches tu ética por nada del mundo, debido a que esa será tu carta de presentación a nivel profesional. Finalmente, antes de afiliarte a algún seguro, debes leer y estudiar muy bien todas sus exigencias. Recuerda que no todos son iguales ni realizan las mismas coberturas.

 

Tipos de cerraduras

Aunque existen muchos tipos de cerraduras en el mercado entre los que se puede elegir, son muchas las personas que no los conocen, por lo que cuando tienen que cambiar su cerradura no sabe por cuál hacerlo. Por eso hoy queremos mostrarte cuáles son las principales para que puedas elegir la que más te convenga.

Cerraduras multipunto

Estas cerraduras son muy seguras gracias a los puntos de anclaje con los que cuenta. Dependiendo del modelo, el número de anclajes puede ser mayor o menor. El ladrón no podrá entrar en la vivienda con el sistema de apalancamiento, gracias a que se encuentran instaladas en el marco. Suelen instalarse en puertas macizas, acorazadas o blindadas, aunque puede hacerse también en cualquier otro tipo de puerta.

Cerraduras tubulares

Una de las ventajas de estas cerraduras es que pueden cerrarse desde dentro pulsando un botón, lo que impide que terceras personas puedan entrar en cualquier habitación o en el baño, ofreciendo por tanto mucha intimidad. No solo se usan en los hogares, sino también en establecimientos públicos como por ejemplo en los cuartos de baño de los centros comerciales.

Cerraduras de sobreponer

Suelen ponerse en las puertas exteriores de una vivienda, colocándose en la zona interior de la puerta, por lo que una gran parte de la cerradura se queda a la vista. Es importante poner medidas anti palanca de seguridad ya que estas cerraduras se pueden abrir con este sistema, por eso suele combinarse esta cerradura con alguna complementaria para conseguir una elevado grado de seguridad.

Cerraduras embutidas

También se las conoce como cerraduras empotradas que son las más comunes en las puertas de entrada de una vivienda. Se puede decir que es la cerradura principal y a ésta se la pueden añadir más cerraduras complementarias para conseguir mayor seguridad. Este modelo se instala en puertas exteriores de madera, así como en puertas metálicas.

A través de su pestillo, se puede abrir o bloquear la puerta, para ello solo hay que introducir la llave y girarla. Se recomienda adquirir un modelo anti bumping y a ser posible, con sistema antibloqueo.

Cerraduras cilíndricas

También se las conoce como cerraduras con perfil europeo. Su sencillo sistema en forma de cilindro, se acciona solo si la llave introducida en la correcta, lo que hará que se levanten las pestañas del cilindro y cuando eso sucede, se abren o cierran los sistemas de seguridad de la puerta. Se pueden comprar con la tecnología antibumping.

Cerraduras digitales

Estas cerraduras normalmente se encuentran en lugares públicos, hoteles o garajes, aunque se espera que lleguen también a los hogares. Pueden abrirse con diferentes sistemas, siendo el más común a través de una tarjeta que se introduce en el lector y abre la cerradura de manera automática. Aunque también se pueden abrir con la huella dactilar o con códigos digitales, contando esta variedad con un sistema de bloqueo que las hace más seguras.

Cerraduras de gorjas

Hasta hace unos años estas cerraduras eran las más seguras de todo el mercado, aunque con el paso del tiempo se han quedado un poco en el olvido puesto que las cerraduras cilíndricas, han ido comiéndolas terreno.

En su día destacaron por tener unas llaves con una espiga o tubo muy largo y con un diente al final de la llave. Ésta era bastante grande por lo que llevarla en el bolsillo era muy incómodo, y la mayor parte de la gente que las utilizaba, acabaron por cambiarlas.

Cerrojos

Una alternativa a la cerradura es un buen cerrojo. Muchos modelos tienen un botón que impide que nadie pueda abrir la puerta mientras está activado el sistema de seguridad. También cuentan con cadena de seguridad, para aumentar la misma.

Cerraduras invisibles

Estas cerraduras son recientes en el mercado y dan muy buenos resultados. Es prácticamente imposible que un ladrón pueda forzarla ya que no pueden acceder a ella. Es perfecta para combinarla con una cerradura por ejemplo, de cilindro. Se abren y cierran a través de un mando y para aumentar su seguridad, los códigos se actualizan con cada uso, lo que impide que un ladrón pueda conseguirlos para abrir la puerta.

Evalúa tus necesidades para elegir la cerradura que más te interese, aunque tienes que tener en cuenta que resultaría interesante colocar dos variedades de cerraduras para lograr aumentar la seguridad de tu vivienda. Si no tienes claro cuáles poner, consulta con un cerrajero.

Tipos de bisagras

A la hora de elegir una buena bisagra sobre todo queremos explicar que diferencia tiene cada una. Para empezar una bisagra es un herraje que cuenta sobre todo con dos piezas que van unidas, atreves de un anclaje a un eje, con la que pueden girarse sin separarse. Por ello las bisagras son usadas para muchos fines como puertas y muebles.

Las bisagras de libro son las más conocidas y comunes, además de las más fáciles de usar, en las que hay varios modelos como las cincadas, las de latón y las rústicas. La gran característica es que se abre en forma de libro y por ello se pueden atornillas a la madera de forma sencilla.

Las bisagras de piano son más grandes que las de libro, pero el tamaño es mayor. Por ello se pueden ajustar tranquilamente con un número mayor de tornillos a la puerta. Esto permite que sea mucho más fuerte y resistente al uso.

Las bisagras desmontables son muy útiles si sabes que vas a tener que desmontarlas, ya que se pueden desmotar sin quitar los tornillos, con lo que son muy útiles y cómodos a la hora de ser usadas en la actualidad.

Las bisagras de pernio es la más usada en ventanas, aunque también se encuentran en puertas, pero no son fáciles de poner, ya que son difícil de cuadrar. Son bisagras que sobre todo son colocadas por profesionales, ya que necesitan máquinas profesionales para ponerlas perfectamente.

Las bisagras invisibles son perfectas para unir tableros, ya que no se ven.

Las bisagras de doble acción sobre todo se usan en puertas de sistema de doble apertura, como por ejemplo en restaurantes, ya que facilitan la salida y entrada de cocineros. Lo bueno es que son muy sencillas de instalar.

Las bisagras de cazoleta son las más usadas en los muebles de la cocina, ya que son muy prácticos y por fuera no se ven. Una de sus grandes ventajas es que se puede abrir a partir de cierto ángulo y se cierra sola, con lo que son muy útiles en las cocinas.

Las bisagras de superficie son muy parecidas a las de cazoleta, ya que son las más usadas porque son muy fáciles de instalar en los muebles.

Las bisagras para vidrio tienen forma de U, sobre todo se usan para superficies de cristal, ya que hay que sujetarlo con fuerza para que así el cristal no se salga de uno o varios tornillos.