¿Los seguros de hogar cubren la factura del cerrajero?

Si llamas a un cerrajero para cualquier procedimiento pero tu casa está asegurada, es importante saber que en ciertas ocasiones, el mismo seguro se hará cargo de la factura de este profesional. Sin embargo, existirán oportunidades donde no será posible este beneficio, por esta razón te recomendamos leer este artículo.

Este gasto será cubierto siempre y cuando exista dentro de la póliza las siguientes condiciones:

  • Si el cerrajero se acercó hasta a tu vivienda para abrir tu puerta en caso de que las llaves se encuentren pegadas en su interior y no puedas ingresar a tu casa.
  • Requieres de apertura de puertas por robo o extravío de las llaves.
  • La cerradura ha sido obstruida con silicona negando el ingreso a tu oficina
  • Finalmente, para realizar cualquier tipo de cambios en la cerradura que beneficien tu seguridad.

En resumen, el seguro de tu hogar te permitirá cubrir todos los gastos relacionados al deterioro y mal funcionamiento de cualquier marca de cerradura. Cuando el problema haya sido por factores externos a los propietarios de la vivienda, como es el caso del cambio por mal estado, lamentablemente, el seguro no se hará responsable, y, como consecuencia, no abonará los honorarios cobrados.

Asimismo, si la cerradura presenta problemas al momento de abrir la puerta o deseas cambiar el bombillo, no es necesario que presentes esta factura con el seguro, porque no te abonarán el dinero gastado, debido a que se trata de gastos involuntarios.

Para que el seguro pueda cubrir la factura del cerrajero, debes permanecer al tanto de los requerimientos necesarios a la hora de abonar el importe de este tipo de documentos mercantiles. Existen seguros que cuentan con sus propios cerrajeros, es por ello que no cubrirán otro tipo de facturas, si este es tu caso, debes llamar al seguro respectivo para que te envíe a un cerrajero especializado.

El problema de estos últimos es que no son tan rápidos ni eficaces como los que suelen trabajar para cualquier empresa, en algunos de estos casos, puede tardar hasta dos horas en llegar. Sin embargo, puedes llamar a un cerrajero de 24 horas para que solucione tu problema y luego debes pasar la factura al seguro, en este caso, debes adelantar el dinero según las exigencias de la empresa, de igual forma, puede existir la posibilidad de un reembolso por parte de dicha compañía o no.

Cuando el seguro no cuenta con cerrajero disponible, serán ellos mismos los que te solicitarán llamar a uno de confianza. Es necesario que adelantes el dinero, pero no te preocupes, pues se te devolverá en cuestión de días. Muchos de los que realizan servicios de cerrajería no cuentan con capacidad suficiente, por esta razón, es necesario consultar y estar al tanto de su verdadera experiencia dentro del mercado. En ocasiones no se trata de cerrajeros, sino de profesionales que tienen varios empleos a la vez.

Según lo expresado anteriormente, estos profesionales no son para nada rápidos, en ocasiones, los clientes deben esperar aproximadamente 2 o 3 horas su llegada. Pero, si llamas a un cerrajero 24 horas, la espera no será tan larga. Un equipo de cerrajería no debe ser para nada impuntual, en vista de que resulta irracionalmente desagradable esperar por este servicio durante tanto tiempo.

Los actos de vandalismo sufridos en la puerta o cerradura, será cubierto por parte del seguro de tu hogar, siempre y cuando haya sido contratada dicha cobertura, si en un caso hipotético, han obstruido la cerradura para que no entres a tu casa o la han destruido completamente con esa misma intención, el seguro no solo se encargará de cubrir el costo de la apertura, el cambio de cilindro y de la misma cerradura correrán por su cuenta.

Algunos clientes, solicitan un cambio de cerradura, o cualquier otro servicio con la finalidad de estafar al seguro. Esta técnica provoca que la empresa pague servicios que no debería cancelar. Existen profesionales que se niegan a mentir en la factura y otros que lo realizan sin problemas, con el objetivo de cobrar dinero extra.

Es importante que no manches tu ética por nada del mundo, debido a que esa será tu carta de presentación a nivel profesional. Finalmente, antes de afiliarte a algún seguro, debes leer y estudiar muy bien todas sus exigencias. Recuerda que no todos son iguales ni realizan las mismas coberturas.